PASTOR ALEMAN SUS ORIGENES

A diferencia de otras razas, los orígenes del pastor alemán son relativamente fáciles de rastrear. Con el siglo XIX a punto de terminar, un grupo de pastores en Alemania decidió que necesitaban un nuevo tipo de perro que se ajustase realmente a lo que necesitaban. Los lobos se habían convertido en una de las mayores amenazas, necesitando proteger al ganado con un perro que combinase inteligencia, rapidez, confianza y nobleza en sus funciones. A través del cruce de razas como el pastor de Baviera o el de Turingia fueron obteniéndose ejemplares que se acercaban más y más a ese ideal, con cualidades como la resistencia o el compromiso con el trabajo y sus dueños como denominadores comunes. No obstante, sería Maximilian von Stephanitz, capitán de caballería del ejército alemán, el que realmente diese pie al nacimiento de la raza propiamente dicha.

Maximilan buscaba un perro de trabajo que pudiese convertirse en la raza para Alemania al completo, más allá de las funciones asociadas al pastoreo y con la suficiente inteligencia para adaptarse a cualquier familia y trabajo. Fue en 1899 cuando encontró el que se considera el primer pastor alemán de la historia, un ejemplar expuesto entre otros tantos en una feria de perros ganaderos. El aspecto del animal le impresionó tanto que no dudó en adquirirlo, bautizándolo como Horand von Grafrath y registrándolo como pastor alemán. Horand cumplía a la perfección todos los rasgos que se buscaba desde un principio, logrando mantenerlos en su descendencia al realizar una serie de cruces de forma selectiva entre los miembros del mismo linaje. Con la fundación del Verein für Deutsche Schäferhunde (SV), el mayor club del mundo en la actualidad de una raza concreta, se consiguió que el pastor alemán fuese el perro nacional enfocado completamente al trabajo.

Desde 1900 la raza se convirtió en la más popular de toda Alemania, aceptando esa nueva raza nacional donde podían verse reflejados gracias a su excelente trabajo y la fidelidad que mostraban a sus dueños. Curiosamente, Maximilian no estaba de acuerdo con el cambio social que se estaba produciendo a su alrededor al desterrar el trabajo agrario y ganadero por una economía basada en la industrialización. Temía que el pastor alemán se viese incitado a realizar funciones que no fuese capaz de cumplir por las falsas expectativas que se creasen a su alrededor, fruto del desconocimiento y una mala praxis en su crianza. Por suerte para la raza, consiguió convencer al gobierno para que lo utilizase como raza para TRABAJOS DE POLICIA  una colaboración que marcaría el destino del pastor alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *